Colombia logró frenar deforestación de selva amazónica

1

19 vistas

Agosto 07, 2019 21:11 hrs.

Alfonso Aya › Mundoejecutivo

Medio ambiente Nacional › Colombia Bogotá


Cambiar bosques por pasto, así responden los Gobiernos amazónicos a demandas económicas emergentes mientras destruyen la Amazonía. La polémica que tiene su epicentro en Brasil donde el presidente Jair Bolsonaro es cuestionado por la deforestación acelerada de los bosques amazónicos, fue una realidad histórica en Colombia.

El 1 de agosto, los Gobiernos de Colombia y Reino Unido acordaron implementar un proyecto piloto para combatir la deforestación y la pérdida de biodiversidad en el país en los próximos 12 meses. Para su ejecución, se invertirán unos 500.000 dólares provenientes de cooperación internacional.

En 2018 la cifra de deforestación en la Amazonía colombiana alcanzó las 138.176 hectáreas, un poco menos que el área de Bogotá. Pero los números de impacto vienen desde la década de 1960 y empeoraron a partir de 2016, tras la firma del Acuerdo de paz. "Hasta ese momento, los productores le habían arrebatado cinco millones de hectáreas a la Amazonía", dijo a Sputnik Uriel Murcia, invetsigador del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas (SINCHI).

Fue con la salida de los grupos armados, que ganaderos y empresarios vieron una luz verde para ampliar sus extensiones y se dedicaron a deforestar y ocupar los nuevos territorios. Este proceso de ampliación de la frontera agrícola se había dado históricamente en el país, pero en los últimos tres años "el alza parecía no tener límite", indicó Murcia.

"El Estado no logró tomar el control de estas tierras ni dar un destino eficiente y llegaron estos nuevos grupos con intereses productivos que siempre estuvieron esperando para entrar a nuevas tierras. Lo vieron como una oportunidad, y al no existir control por ningún ente, las tasas de deforestación en Colombia se dispararon", explicó.

La dinámica, según contó el especialista, consiste en deforestar y quemar grandes zonas de bosques para correr la frontera agrícola con el objetivo de prepararlas como pastizales para ganadería extensiva, y en algunas zonas también para cultivos de coca.

No obstante, a pesar de la espeluznante cifra de deforestación, en 2018 tendencia disminuyó un 17%, "un pequeño pero importante porcentaje", destacó Murcia. El ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible informó que Colombia evitó en 2018 la deforestación de 40.360 hectáreas de bosque natural, amenazados por diferentes prácticas ilegales.

Según explicó Murcia, la reducción de esta tendencia todavía está en proceso de estudio pero la mejoría puede atribuirse a la acción de Visión Amazonía, un proyecto que agrupa varias iniciativas como proyectos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial GEF y otras iniciativas nacionales, a partir de la cual se controla el cuidado de la esta región.

Visión Amazonía está enfocado a varias acciones, por un lado control directo sobre la deforestación y una mayor gobernanza sobre los bosques y el trabajo con comunidades locales en la búsqueda de revertir el proceso de deforestación y pasterización de suelos sustituyendolos por otras dinámicas que no impliquen el fin de los bosques.

También en enero de 2018, un grupo de niños y jóvenes interpusieron una demanda de tutela exigiendo acciones concretas para proteger la selva amazónica, por lo que la Corte Suprema de Justicia determinó que la Amazonía colombiana tendría los mismos derechos que un ciudadano común, como consta en el sitio del ministerio.

Así el Estado colombiano está comprometido a ejecutar planes preventivos, correctivos y pedagógicos para evitar el avance de la deforestación de la Amazonía colombiana, y según Murcia, este compromiso podría ser también la causa de la reducción.

"Hay un sector institucional que ha venido desarrollando múltiples alternativas de uso tanto de los bosques en pie para la restauración y desarrollo local sostenible en aquellas zonas que ya fueron deforestadas. Actualmente, existe una buena oferta de alternativas tecnológicas aportadas desde la investigación científica para el manejo de esos territorios y estamos conscientes de que se requiere visibilizarlas más", indicó el experto.

Murcia mencionó la agroforestería como una opción viable para las zonas ya transformadas, una acción que puede contribuir al rescate natural de estos territorios. "La Amazonía debe verse como una región con vocación forestal", dijo.

Además, los bosques pueden funcionar como un atractivo turístico, "una ventaja que tienen que valorar todos los países que conforman la Amazonía" indicó Murcia.

"Hay que evitar que siga avanzando esa frontera agrícola sobre los bosques, que a todas luces, son el principal capital que tienen los países amazónicos para adaptarse al cambio climático", concluyó.

VER NOTA COMPLETA

CONTACTA AL AUTOR

Escribe un comentario directo al autor

SUSCRIPCIÓN

Recibe en tu correo la información más relevante y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.